División

La división más ordinaria entre nosotros, acontece entre el querer hacer y el deber hacer. Lo primero es una pasión que, alcanzada su dorada cúspide, conlleva el peligro inherente, degradante, del hastío obscuro. Lo segundo es meter al barro inmundo nuestros pies, para luego enunciar, superada la aversión, las impares propiedades curativas de tan místico elemento.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s