Esperanza

Aguardaron en Pompeya

quienes no tenían labios

con los qué decir futuro.

 

Permitieron se infiltrara

por sus ojos bien abiertos

la espesura de la noche.

 

Sin lugar a los lamentos,

sin histeria al despedirse

de sí mismos, y de todo.

 

Y allí les encontraron,

para siempre conciliados

con la vida y lo vivido.

 

Mas nosotros no podemos

abrir puertas a esta noche

derramando ya su fresco

por las calles, por los muros.

 

Nos forjaron para el día,

sin lugar a los lamentos.

Y allí han de encontrarnos.

2 pensamientos en “Esperanza

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s