Constante

¿Eran galeones las naves

que añadían al tajamar

un mascarón de mirada serena,

siempre serena,

mientras las duras aguas

cambiaban de nombre?

 

Así, avanzando por el oriente

neón y nocturno,

las hembras en escuter dividen,

con esa mirada y los pechos

siempre serenos,

al viento.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s