Treinta

Igual que un mural va perdiendo los trazos,

la frente conoce otros vientos

y acepta sus marcas.