Sobre “Rostros” y el 1 de julio

Bastante es lo que ya se ha dicho en torno a la próxima elección presidencial (1 de julio) en mi país, México. Fue lo que originó estos párrafos: la paradoja en la que estamos, donde los cuatro candidatos son mala opción, tan mala como el hecho de no participar, con el voto, en este ejercicio democrático (lo que ello signifique).

Como ha pasado en otras latitudes, estamos cansados y hemos tomado conciencia de lo que nosotros, ciudadanos, podemos y debemos impulsar. En “Rostros” quise resumir el despertar (un despertar que, no obstante, no ha sido de todos).

Como algunos de ustedes ya saben, “Rostros” fue mi colaboración para el Cuaderno No. 9, de Palimpsesto2punto0.

DÍA 1

El amo se levanta y lanza el hueso.

En jauría, buenos perros,
nos perdemos en el soto
y al hallar el hueso lo lamemos
velozmente, con alguna dentellada mansa,
para ya venir
y devolverlo al amo.

Palmaditas.

No distingue el amo entre sus perros
a sus gatos, o al revés:
el punto es que ya estamos merendando,
tanto perros como gatos,
fresco bofe en recompensa.

Larga siesta.

DÍA 4

Quiere el amo –un nuevo amo- divertirse,
divertir a todos en la casa:
convocando al mayordomo y los demás sirvientes,
les reparte huesos.

Que corran, les dice
(al soto los lanza el nuevo amo).

Y allá vamos perros, lenguafuera,
tras los hombres, tras el hueso,
tras de ambos (no se sabe,
mas corremos).

Alcanzamos
o se dejan alcanzar (patrañas):
y en el césped uniforme,
los domésticos –perros y hombres,
en rodando con su hueso, con su par-,
nos olemos la alegría,
nos lamemos velozmente y regresamos,
festejamos donde el amo.

Risotadas (que rompen):
muestra el amo el verdadero hueso entre sus dientes.

Desconcierto
(¿la mano es veloz más que el ojo?).

Mas prorrumpe el hambre en la razón, y:
palmaditas,
frescobofe,
largasiesta.

DÍA 7

Hemos abierto los ojos los perros,
los hombres.

El patrón –sí, es otro patrón- inaugura el ritual,
pero ya no escuchamos.

Hoy no queremos correr tras el hueso,
ni olfatearnos o lamernos,
ni palmadas,
frescobofe o largasiesta.

El patrón se sorprende y deja -nunca lo hacían-
su poltrona y se aproxima:
se acuclilla,
helo aquí, pasando el largo brazo,
la anchurosa palma de la mano por tu dorso,
para hablarte al oído.

Pero ya no le escuches
(ni le muerdas, déjalo ir):
ya no somos perros.

HOY

Hoy pensamos, hombre a hombre,
cómo echar al “amo” de la casa,
nuestra casa.

Pero, ¿alguien conoce su rostro?

2 pensamientos en “Sobre “Rostros” y el 1 de julio

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s