Senryu 21

Esta oquedad,

de la losa al pasar,

llevo en mi pecho.

2 pensamientos en “Senryu 21

  1. Hace un año en ese lugar me di por vencido. Descubrí que mis esfuerzos eran inútiles. Llegué de Dolores HIdalgo, con todo lo que me quedaba de dinero. Me senté y comí un pan tostado con mermelada de fresa y tomé lo último que me quedaba del agua de limón que había guardado del hostal del D.F. en el que me quedé por 4 días. Me derrumbé. Solo, sin dinero, sin alimento… Ni siquiera mi celular tenía carga, o saldo. Tampoco quería regresar a Aguascalientes.

    Me gusta

    • Lugares como ese quedan por su luz en la memoria: luz que cada cual recibe en su forma y razón necesaria. Los condimentos del instante ayudan a que sea el lugar también como una hoja separando un antes y un después. Lo mejor de la experiencia es, por supuesto, la lectura que se hace (que nos hacemos) ya pasado el tiempo.

      Le recordaba mejores rostros al jardín. Aún así, logró sorprenderme:

      https://twitter.com/#!/ulisesrodriguez/status/19151005811740672

      Aunque me lo he propuesto en varias ocasiones, hará veinte años que no visito Dolores.

      Gracias por compartir, Sergio. Vaya un saludo.

      Me gusta

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s