Para hallar una voz auténtica

“Para hallar una voz auténtica es necesario esperar. Es un proceso más dilatado y profundo que el instante vertiginoso en el que alguien salta por la ventana, aprieta el gatillo o pende de la soga. Hay muchas maneras de hacerlo pero para suicidarse en paz es necesario despojarse de las capas con las que los años nos han cubierto y aceptar que al término de la búsqueda la palabra es contraria a la felicidad”.

| Bruce Swansey, en ‘Retrato de familia’.

Una experiencia cercana a la muerte

Cada cual debe tener un relato, o más, a propósito de alguna experiencia cercana a la muerte. Real, ya fuere voluntaria o involuntaria. Un punto de giro que haya derivado en un profundo cambio personal ante la inminencia del fin de la propia vida.
En cuántas dimensiones puede el individuo vislumbrarse y, por tanto, en cuántas reconocer la muerte? Cuáles muertes pueden garantizar, o al menos sugerir, posibilitar, la continuación de la vida? La vida de quién?
No son, estos, cuestionamientos que haya bordeado por curiosidad propia (curiosidad, sea dicho de paso, inquietando al humano desde que se sabe humano). Fue en realidad un ejercicio durante la primera sesión de un nuevo curso-taller intensivo: se titula “Cuerpos Intermedios” y el enfoque principal es el sociológico.
A la pregunta de qué momento cercano a la muerte habré experimentado, no he llegado frontalmente. Lo que sí reencuentro es que he cerrado muchas puertas, y al día de hoy todo cuanto quedó de aquel lado, quizás, feneció (en mí). Pero esto no es el perfil de muerte a identificar.
Hablamos más bien de momentos tipo “al primer temblor de la silla pude sentir la muerte y retiré la soga de mi cuello”, “aunque sobreviví, durante aquel fuego cruzado yo sentía el manar de mi sangre“, “desperté, mas descubriendo la amputación de ambas piernas maldije el día”, por ejemplificar algunas. Que podrían asumirse como ‘historias de vida'; pero incumbe aquí ese lado anterior, el umbral.
Indudablemente, entre las personas que he sido, debo tener episodios así: pero ello implica reabrir aquellas puertas. Detrás de alguna debe estar quien escribía en este blog.
Pero tú, que amablemente has llegado a este párrafo: has tenido una experiencia próxima a la muerte que puedas compartir? Qué, quién fuiste a partir de ello?