Un poema no es nunca oscuro

“Un poema no es nunca oscuro, porque es siempre, al contrario, la condensada clarificación de lo oscuro. Pero el lector puede acabar por entenderlo, descifrarlo. Cuando el poeta dice sus versos, disfruta la oportunidad impagable de impregnarlos del matiz, del sentido, la emoción y el significado que tienen para su creador. Y así resultan clarísimos aún los que parezcan serlo menos”.

—Salvador Novo.